Entrevista a Nacho Sierra en Campus Superior

nacho_sierra

El adiestrador Nacho Sierra eligió Campus Superior de Formación para realizar su seminario sobre modificación de conductas, los pasados días 26 y 27 de febrero. Aprovechando su presencia en Barcelona, nos concedió una entrevista.

¿Cuándo nació tu interés por los animales?

– Mi interés por el mundo animal creció entre los 12 y los 14 años de edad, colaborando con ADENA y con Félix Rodríguez de la Fuente en proyectos de defensa de la naturaleza. A los 17 años comencé paseando y adiestrando perros en el Parque del Buen Retiro de Madrid, donde me relacioné con el mundillo canino de entonces y empecé mi etapa de adiestrador de perros a domicilio, al mismo tiempo que estudiaba en la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid; allí fue donde realmente me formé en el conocimiento de la conducta animal.


¿Cuál es tu formación?

– Desde los primeros años de carrera mostré interés en el campo de la psicología animal y experimental, colaborando en numerosos trabajos de laboratorio con la profesora Pilar Ferrándiz: “Ausencia de reconocimiento en espejo con lobos”, “Indefensión animal”, “Condicionamiento en peces”, etc.
En el campo del adiestramiento me adentré en el Club Español del Bóxer, de la mano del criador y veterinario Pedro Sánchez-Algaba, el cual me acercó al Deutschen Boxer Club (Alemania) y, al mismo tiempo, me recomendaba como adiestrador de perros de los clientes de su clínica veterinaria “Durán y Algaba” en la calle Maldonado de Madrid.
Verdaderamente fue en Alemania donde terminé de conocer mejor el mundo del adiestramiento canino. Mis principales maestros fueron Peter Strätz (del DBK de Erlangen), con quien me formé en el aspecto de la naturalidad en el adiestramiento canino y, posteriormente, conocí a quien se convirtió en mi buen amigo y principal maestro, Rainer Mündeléin (Malinois Klub-Leichlingen); con él me adentré en la alta competición con razas como, por ejemplo, el pastor alemán y el malinois, y con quien me formé y titulé como figurante canino (“hombre de ataque”).

¿Dónde ubicas a Rodríguez de la Fuente dentro de tu trayectoria profesional?

– Fue él quien forjó mi vocación. Me sorprendía ver sus programas, le admiraba y, al mismo tiempo, me daba “miedo”: ¡trabajando era muy serio!

¿Cuáles son tus colaboraciones más destacables?: televisión, radio, seminarios, etc.

– A mi me encanta la radio, creo que transmite mejor información que la televisión. ¡En la radio me siento feliz! La televisión es demasiado visual y, por lo tanto, más frívola. Creo que hace falta un programa de animales domésticos en condiciones, que no sea tan comercial y donde se puedan explicar las cosas con rigor, sin con ello perder el atractivo y el espectáculo característicos de este medio de comunicación.
En mi carrera profesional cabe destacar algunos retos, como, entre otros, “cruzar nadando un río con 9 cocodrilos alrededor“ (primicia mundial) o mis trabajos y retos con serpientes venenosas puestas sobre mi cuerpo.
Pero donde quizás me siento más feliz es trabajando en la modificación de conducta de perros problemáticos y difíciles (Hospital Veterinario Mediterráneo de Madrid).


¿Qué te interesa más: informar y formar a las personas sobre los animales o el trato directo con éstos?

– Creo que las dos cosas se pueden compaginar. La formación siempre me gustó mucho.

¿Cuál es tu próximo proyecto?

– Conseguir sacar adelante un programa de TV como el que tuve en Canarias (Animal Show), pero a nivel nacional. El programa se sigue reemitiendo allí desde el año 2006, dado su gran éxito.
Pero de momento vivo el futuro inmediato, que consiste en preparar mi próxima charla en la Facultad de Psicología de la UCM (Campus de Somosaguas) de Madrid, el 15 de marzo a las 12:30 h “La psicología aplicada al mundo animal”.
También preparo mi próximo seminario en Santiago de Compostela, los días 19 y 20 de marzo (en mi web obtendréis más información).

Desde la perspectiva de tu profesión, ¿qué ha significado la televisión para ti?

– La televisión me ha abierto muchas puertas y me ha cerrado otras que, posteriormente, y poco a poco, he podido abrir con mucho esfuerzo.
La televisión frivoliza y para un profesional es difícil encontrar el punto adecuado para que su trabajo y profesionalidad de tantos años no se contamine. Yo creo que a pesar de que “Crónicas Marcianas” me dio mucha popularidad profesionalmente me hizo daño.
Ahora estoy en un excelente momento, donde creo que he podido volver a recuperar lo que fui (antes de “Crónicas…”) y mejorar en lo que soy (después de “Crónicas…”).


¿Cuáles son tus animales preferidos?

El perro, el tigre, el gato y la serpiente.

Una anécdota divertida:

– Cuando me mordió una serpiente pitón que llevaba colgada en el hombro en un restaurante de Barcelona (a la dueña le gustaba la serpiente y dijo que la entrara en el local). Un amigo graciosillo le puso un chupito de pacharán cerca de su lengua (instrumento olfatorio) y la serpiente se “desplomó”; parecía muerta y, de repente, revivió mordiendo fuertemente mi brazo. ¡Un espectáculo dantesco, sangraba como un gorrino! Jejeje.
En su momento, la cosa no tuvo gracia, pero después lo piensas y te ries. Un buen titular habría sido: ”¡Una serpiente borracha mordía a Nacho Sierra en un restaurante de la ciudad condal!”. Jejeje.


Una anécdota peligrosa:

Sin duda, cuando crucé el río con cocodrilos del Nilo. Hubo dos intentos de ataque y lo pasé algo mal. Puede verse en Youtube y en mi web www.nachosierra.com


¿Alguna dedicación en atención a animales domésticos?

Mi idea es conseguir que la gente no humanice la conducta animal en general y, la de los perros y gatos, en particular. Hay mucha sensiblería que, quizás, puede ayudar en la concienciación y el respeto por el mundo animal, pero que aleja al propietario de poder conocer la psicología de su perro. Hay muchas “teorías” y “métodos” comerciales que hacen más daño que otra cosa. A quienes llevamos 20 ó 30 años trabajando en esto nos sorprende la cantidad de absurdos que hoy en día existen en torno a los perros y gatos.
También estoy muy en contra de la ley PPP (Perros Potencialmente Peligrosos), a la que califico de ley racista, absurda e injusta. Pronto saldrá publicado un artículo mío sobre esta cuestión.


Con relación a tu último libro, Técnicas de Modificación de Conducta Canina, presentado en Campus Superior de Formación,
¿lo has escrito pensando únicamente en lectores con conocimientos previos sobre la materia o está destinado a cualquier persona? ¿Cuáles serían los pilares básicos que sostienen la adecuada interrelación entre el perro y el hombre? ¿Qué puede aprender quien lea tu libro?

– Es un libro de texto, posiblemente el primer libro de texto sobre este tema. Se necesitan unos conocimientos básicos, ya que se utiliza un lenguaje y unos sistemas de tratamientos que exigen una base en psicología canina. No obstante, conozco personalmente a propietarios de perros que, sin tener grandes conocimientos, han conseguido aclarar sus dudas con este libro.
La relación entre un perro y cualquier ser vivo es la relación jerárquica. El hombre debe descender, en lo posible, a la inteligencia y psicología canina; solo así podrá entender a su perro. Humanizar su conducta solo sirve para maleducar o no educar, y esto, en un perro que vive en una sociedad humana, es complicado y a veces peligroso.
Con mi libro van a aprender cómo funciona el cerebro de un perro a nivel de comportamiento y, sobre todo, cómo solucionar los muchos problemas de conducta que en ocasiones tienen.


¿Qué otros libros has publicado?

– Son ya 11 libros hasta el momento, algunos están agotados y descatalogados por antigüedad. Actualmente, creo que los tres últimos, Perros como son (Ediciones B), Gatos como son (Ediciones B) y Técnicas de modificación de conducta canina, son libros que aclaran bastante las incógnitas del comportamiento de estas dos especies animales.


¿Qué impresiones te llevas de Campus Superior de Formación?

– La verdad, es que son muy buenas, tanto por sus instalaciones como por el personal. Son perfectos para conseguir un buen rendimiento de los alumnos. Creo que “seriedad profesional” es el concepto que mejor los puede describir.

Deja un comentario

18 + 17 =